5 feb. 2012

Cosas que solo suceden en el Luna Park

El Luna Park de Buenos Aires
El Luna Park es el palacio de deportes de Buenos Aires, con capacidad para 9.300 espectadores, donde suelen a celebrarse los conciertos más memorables de todos los géneros, como si dijéramos el Madison Square Garden del hemisferio sur. Abrió sus puertas en 1931 y primero se centró en multitudinarios combates de boxeo, pero enseguida acogió acontecimientos ciudadanos de todo tipo, por ejemplo el velatorio de los restos Carlos Gardel al ser repatriados tras el accidente de aviación que
le costó la vida en el aeródromo de Medellín el 24 de junio de 1935.
El 11 de noviembre del año pasado la cantante argentina de tangos Nelly Omar celebro ahí los 100 años de vida ofreciendo un concierto (visible en You Tube) y declarando que le gustaría enamorase de nuevo. Son cosas que solo parecen poder suceder en el Luna Park.
La pareja Sabina-Serrat inicia su nueva gira internacional el próximo 5 de marzo en la ciudad argentina de Salta y acto seguido ofrece 21 conciertos en el Luna Park, del 17 de marzo al 28 de abril. Si multiplicamos esos 21 conciertos por el aforo de cada uno (todos los de la gira anterior fueron a sala llena), tendremos una idea del fenómeno. Las entradas ya se encuentran a la venta, a precios que van de 200 a 860 pesos (de 35 a 150 euros).
Yo aun ví a Alfredo de Angelis dirigir su gran orquesta de tango en el Luna Park y escuché cantar al legendario Alberto Morán, el “cantor de los cien barros porteños”. Algunos de los 9.000 amantes del tango que me rodeaban gritaban a mi lado al bandoneonista del escenario, en el momento de acometer su solo instrumental: “¡Hacélo hablar, troesma!” (maestro “al resve”, al revés). No olvidaré jamás aquella noche en el Luna Park.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada