27 mar. 2012

La pasión de René Char por el río de postal en Isle-sur-la-Sorgue

Gracias a la presencia de René Char, su pueblo natal de Isle-sur-la-Sorgue, cerca de Aviñón, ha podido escapar algo –no del todo-- al destino funesto de lugar de postal, al trágico don de la belleza que le auguraba la condición de “pequeña Venecia de la Provenza”. El personaje medía casi dos metros de altura y calzaba el número 47. Tras el aspecto de cíclope fervoroso del rugby vivía uno de los poetas más líricos y renovadores. La lírica,
como la belleza, resulta bastante inclasificable, sobre todo cuando se intenta con códigos estrechos y oxidados. Pero existe en las páginas de Char igual que en el urbanismo casi irreal de un municipio formado por el espacio intramuros de los siete brazos del río Sorgue que lo rodean, lo configuran, lo penetran, lo asombran, lo colorean y lo musicalizan.
En el poema “La Sorgue”, uno de los más conocidos, René Char contribuyó a que nadie cayese en la tentación de la postal: “Río demasiado pronto huído, de golpe sin compañero, da a los hijos de mi tierra el rostro de tu pasión”. Hoy, gracias a Char, el río de postal parece presentar la misma pasión que él, la misma revuelta inaparente. En cambio, la Provenza se mantiene sobre el mapa como un concepto más difuso. No ha tenido un descodificador moderno como Char respecto a Isle-sur-la-Sorgue.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada