5 abr. 2012

Imágenes de Argentina: las confiterías (1)

Es costumbre de las confiterías, de los bares de Buenos Aires, disponer de ventanales asomados a la calle, desde los que me gusta practicar el deporte optico-sentimental de observar el paso de las argentinas. Los efectos del consumo continuado de una de las mejores carnes del mundo en sus contornos corporales da cuerda a mis intuiciones sobre las generaciones criadas sin verse sometidas a la dieta europea de la margarina nórdica o bien de los garbanzos meridionales. 
Lo único que no he resuelto a lo largo de esas
cavilaciones es que el paso de les argentinas significa solamente eso, que pasan, justo pasan. La continuidad, la permanencia, la estabilidad, la quietud es una característica escasamente humana, más mineral que biológica. La biología siempre ha sido de un frenesí acusado y el papel de los humanos dentro de ese magma resulta risible, incierto y aleatorio, limitadísimo pese a lo que nosotros mismos pretendemos con una gran capacidad de presunción o de fantasía. Ante los ventanales de los bares porteños las argentinas pasan, justo pasan, inexorables como el tiempo, cegadas por la fugacidad, por el frenesí.

1 comentarios:

  1. Todo pasa y todo queda,. pero lo nuestro es pasar,. pasar haciendo caminos,. caminos sobre la mar.

    Ya lo decía Serrat, cantado a Machado

    evaguillamet.wordpress.com

    ResponderEliminar