11 jun. 2012

El rescate no puede salir políticamente gratis

El rescate con dinero público europeo del agujero del sistema financiero privado español, a instancias apremiantes de la administración norteamericana, no resuelve la situación económica del país, sino que implica más ajustes y recortes en la misma dirección que hasta ahora. Repito: en la misma dirección que hasta ahora. Si no se reclaman responsabilidades y cambios estructurales por la quiebra financiera y solamente se la rescata con dinero público, no habrá modificación del modelo que la creó, tan solo un aplazamiento hasta la siguiente burbuja económica, de las muchas que se han sufrido con regularidad clásica, mientras se sigue dinamitando la situación de la mayoría de ciudadanos. ¿Algún responsable ha
aprendido la lección de la pésima gestión de la última burbuja inmobiliaria española, o solo pretenden volver a las andadas a la primera oportunidad? Algo del sistema vigente debería cambiar. Quiero decir algo de fondo. Los ciudadanos que dejamos morir a Franco en la cama y vimos nacer con tanta ilusión aquella joven democracia no deberíamos volver a la postura política resignada de los indiferentes, los miedosos y los bobos ante el retroceso histórico que estamos viviendo. Al presidente José M. Aznar la mentira interesada sobre los autores del atentado del 11-M en Madrid le costó el cargo en las urnas. Al presidente José Luis Rodríguez Zapatero el inicio de la crisis lo barrió. Al presidente Mariano Rajoy, que hace menos de quince días afirmaba que no habría ningún rescate del sistema financiero español, ¿todo esto le saldrá gratis? La burbuja, la crisis y el rescate derivan en primer lugar de la degradación moral de las reglas del juego democrático.

0 comentarios:

Publicar un comentario