30 jun. 2012

No nos equivoquemos con la primera mujer ministro

Algunos diarios des-informan hoy al decir que la nueva Defensora del Pueblo nombrada por el gobierno del PP, Soledad Becerril, fue la primera ministro mujer de la democracia, dado que ocupó la cartera de Cultura en el gabinete de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981. No es cierto, o solo lo es si se refiere a la transición iniciada con la muerte de Franco. La primera mujer ministro de España y de toda Europa occidental fue la dirigente anarquista barcelonesa Federica Montseny, titular de 1936 a 1937 del ministerio de Sanidad y Asistencia Social en el gobierno presidido por el socialista Francisco Largo Caballero, mucho
antes que hubiese mujeres ministro por ejemplo en Francia, donde la primera sería Germaine Poinso-Chapuis, de Salud Pública y Población, en el gobierno presidido por Robert Schumann de 1947 a 1948.
Federica Montseny partió hacia el exilio en Toulouse el mismo día de enero de 1939 en que las tropas franquistas ocupaban Barcelona y cruzó la frontera del Pertús a pie con su familia, pese a disponer pasaporte diplomático. En su escalofriante relato Pasión y muerte de los españoles en Francia, testificó de primera mano: "Dentro del desbordamiento de toda previsión que aquello significaba, hubiera podido haber más humanidad, menos refinamiento en las humillaciones, menos crueldad en el trato, menos dureza en la concepción de nuestra tragedia. Había ministros socialistas en el poder, había una gran fuerza de izquierda en Francia. Todos, sin distinción, son responsables de lo que se hizo con nosotros. No éramos súbditos de ningún país en guerra contra Francia. No obstante, fuimos peor tratados que los prisioneros de guerra alemanes". 
En cambio, la nueva Defensora del Pueblo y primera ministro mujer de la transición democrática, Soledad Becerril, es marquesa consorte de Salvatierra. “Una de las dos Españas...”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada