1 oct. 2015

La aventura creciente de llegar a octogenario en el Estado del bienestar

Hoy se celebra en toda Europa el día internacional de la Gente Mayor. Ignoro de qué sirven estas efemérides temáticas que ahora proliferan. En esta ocasión sirve al menos para que la oficina estadística europea Eurostat divulgue cifras frescas y elocuentes: el porcentaje de octogenarios dentro del total de población se duplicará durante las próximas décadas. La proporción no ha dejado de crecer con constancia los últimos años. Los países de la Unión Europea con myor número de octogenarios son actualmente Italia, Grecia y España. En Catalunya en concreto la esperanza de vida es estadísticamente de 86 años para las mujeres y 80,3 años los hombres. El 5,9 % de la población de
Catalunya se sitúa en estos momentos por encima de los 80 años.
Ahora bien, las medias estadísticas y las curvas demográficas no lo explican todo. Alguna otra ciencia –tal vez la ciencia del arte de vivir— debería recordar que envejecer no es embellecer. 
Se trata de lograr que la disminución de condición física sea solamente física. Por eso conviene promover la parte renovadora y excitante de la pérdida gradual de belleza oficial y poner el acento en otro tipo de belleza quizá menos aparente y brillante, pero más consolidada, probada y útil. El craquelado puede ser más valioso que el barniz reluciente, pese a que el bombardeo social de prototipos de belleza y energía no lo proclame con frecuencia.
A la gente mayor que alcanzaremos cada vez más a la condición de octogenarios nos gustaría hacerlo con una dosis razonable de alegría, a pesar de los achaques de la edad, que tal vez no sean más ni menos importantes que otros tipos de achaques de cualquier edad, si le ponemos la parte necesaria de convicción personal y de convicción social. Los días internacionales de la Gente Mayor deberían servir para que esa convicción social se traduzca en políticas de la tercera edad, debidamente dotadas en los presupuestos públicos, en lugar de ser las primeras en verse recortadas por los gobiernos como sucede en la actualidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario