30 may. 2016

Amar a Roma, después de tantos años, no precisa muchas palabras

Acabo de pasar el fin de semana en Roma, la ciudad que amo más del mundo y desde hace más tiempo. He ido a reencontrar amigos (si no están ocupados), a maravillarme como cada primavera ante el despliegue de 600 macetas de azaleas en flor en la monumental escalinata barroca que ramblea en Piazza di Spagna (si no está en obras) y,  ya stanco morto de caminar, tomar uno o dos amaros en la terraza del bar de Piazza Farnese (si está abierto), mirar pasar el aire de la vida que el escenario potencia y jugar mentalmente a los dados con los recuerdos: algunos fútiles y otros, en cambio, exquisitos y fragantes como una ofrenda al Dios vago que acostumbra a no decir nada. Roma es una ciudad de plazas que se sienten amadas,

27 may. 2016

Corporación Metropolitana: ser mayor o bien más eficiente


En 2017 se cumplirán veinte años de la supresión de la Corporación Metropolitana de Barcelona y, lógicamente, de nuevo se alzan voces contra aquel disparate. Fue creada con 26 municipios en 1974 por el porciolismo, con la intención de mancomunar servicios públicos compartidos de facto entre poblaciones vecinas. Se vio disuelta en 1987 por el gobierno de mayoría absoluta de CiU, vista como “contrapoder” de los intereses pujolianos por parte del maragallismo que entonces la presidía. Las competencias fueron asumidas por la Generalitat,

24 may. 2016

La pauta del Motel Empordà, en el relato de Jaume Subirós

Este domingo Jaume Subirós (en la foto con su hijo Jordi) recibió la distinción de la "Mano de mortero de oro" que otorga la Fira de l'Allioli de Creixell (Alt Empordà) en su 25 edición. Tanto Jaume Subirós como la Fira de l'Allioli de Creixell son dos instituciones importantes del país, por más que el Telediario pretenda convencernos día tras día de otras cosas que lo son infinitamente menos. Saludo a Jaume Subirós de vez en cuando, le conozco poco. Es una persona discreta de oficio. Cada vez que me recibe cordialmente en el restaurante del Motel Empordà de Figueres, la institución que dirige, procuro prestar atención a las frases que pronuncia durante los instantes de la llegada. Son contadas, pero estratégicas. Entre los saludos

23 may. 2016

Los pasillos del festival de Cannes, tan bien explicados por Alba Guilera

El pasado sábado el diario La Vanguardia publicó en sus páginas de Cultura un articulo completamente atípico, escrito por la joven actriz barcelonesa Alba Guilera (foto adjunta de su book) sobre el arte de colarse sin invitación en todas las fiestas del Festival Internacional de Cine de Cannes y el ambiente frenético que se respira en ellas. Era un artículo buenísimo (la actriz es licenciada en Letras Modernas en la Sorbona, dice el currículum) y quiero pensar que por eso lo publicó el diario, sin ninguna mención ni comentario del hecho que no se trata de una colaboradora habitual. “Caras conocidas por todas partes –escribe Alba

22 may. 2016

Escapada con amigos al Cap de Creus a repasar la lección

Fuimos este fin de semana hasta el extremo oriental del país, al espolón del faro del fin del mundo en el Cap de Creus a escuchar el viento, repasar el manual de la geografía poblada de bellezas y peligros, hacer provisión de matices, probar el sabor de los ímpetus cansados, vivir el paisaje entreverado por las calas pespunteadas de olivares, hacer crujir entre los dedos el caparazón de una cigala con lasciva delicadeza, sentir entre los brazos la tierra lamida por las olas y contemplar las rocas cinceladas por la dentellada de una geología estremecida de pizarra y esquisto renegrido, con aristas violentas como un puñetazo y también abrigos amables, paradisíacos, filigranados. Aquí todo tiene la fisonomía de un cabracho coriáceo,

18 may. 2016

El beso robado a la belleza de cada día

Entre todas las expresiones de la fortuna vibrante de las cosas del mundo, las dos que tensan más mi atención suelen ser el paso continuo de la variedad de personas entrevistas por la calle y el arte de la conversación. En el interior de cualquier museo acostumbro a centrarme más en la pose de los visitantes que en la mayoría de obras expuestas. En un vagón de metro encuentro, algunos días, Venus más vitales que en los libros de arte. A veces entro en los grandes almacenes solo por presenciar cómo los clientes componen un virtuoso ballet de mil caras. Viajo a algunas ciudades solo para entregarme a la simple y suntuosa costumbre de mirar pasar la gente en los escenarios singulares del espacio público y, luego, telefonear a algunos amigos del

16 may. 2016

Reencuentro de Joan Badia i Homs, un monumento histórico en sí mismo

Llevaba años sin ver al experto del románico (es poco decir) Joan Badia i Homs. Ayer domingo me apresuré a responder a la convocatoria de la revista Alberes y asistí a la visita guiada por él a otro vestigio habitualmente oculto, la ermita de Sant Quirc y Santa Julita del término de Rabós, en la raya de Francia y del Coll de Banyuls. Mi principal interés era el reencuentro con el personaje autodidacta que sentó cátedra con sus tres volúmenes de L’arquitectura medieval de l’Empordà, escritos a fuerza de pisar el terreno durante muchos años y valorar las piedras de la historia que otros ignoran, derriban o abandonan a lo que Joan Fuster llamó una “perpetua somnolencia digestiva”. Nacido en Palafrugell 75 años atrás, Joan Badia i Homs se ha convertido a

14 may. 2016

La excursión refractaria de ayer al viejo ruralismo de las Guilleries

Salir de excursión con amigos, como hice ayer con Ernest Costa y Quim Curbet, significa que a veces son ellos quienes eligen el lugar de destino y yo me pregunto qué atractivo le ven que a mi se me escapa. Fuimos hasta el Mas Sobirà de Santa Creu, en el término de Osor de la Selva gerundense, más concretamente en el macizo de las frondosas Guilleries, a veinte minutos de coche de Sant Hilari Sacalm o de Santa Coloma de Farners. El Sobirà de Santa Creu está considerado como un exponente puntero de gran masía señorial del país, documentada desde 1294 y muy

12 may. 2016

La succión entendida como éxtasis cultural, orgulloso y audible

La frontera entre la cultura mediterránea y la nórdica se establece allí donde el predominio de la mantequilla cede el paso ante el protagonismo del aceite de oliva. Debería añadirse otra divisoria más sutil todavía: la línea de demarcación cultural a partir de la cual se considera impensable comer solo la cola de las gambas, allí donde los padres enseñan a los hijos a chupar golosamente la cabeza de este crustáceo y a valorar esta habilidad como una experiencia necesaria, como si en aquel instante de éxtasis se estuviera viendo la faz de Dios, mientras el succionador emite un suspiro

5 may. 2016

Elogio vivido de la primera luz del día, como la de hoy

No siempre he sido mañanero, últimamente sí. La primera claridad me despierta la avidez de mirar el mundo. La misma atmósfera que la noche anterior me parecía agotada, comparece de mañanita llena de promesas, suave, acogedora como una sabana limpia, barnizada con colores nuevos. Me produce una sensación de pequeño prodigio cotidiano. Me lleva a esbozar una sonrisa, avivar el paso, enfocar la mirada, acoger la caricia del sol con un saludo celebratorio y sentir la esperanza activa de no llegar al atardecer defraudado. La luz que insinúa el primer sol mañanero, la plenitud que anuncia me inspira confianza, como una garantía de continuidad regulada desde mucho más arriba que las veleidades de las reglas

3 may. 2016

Visita reverencial a los quesos de madame Barthélemy

Antes iba a París provisto con una lista de cosas que no podía perderme. Ahora, cada vez más, voy sin lista, simplemente a pasear. El descubrimiento, el reencuentro no son las citas obligadas, sino el estado temporal del corazón que pongo a disposición de los descubrimientos y los reencuentros. Charles Baudelaire decía en el poema “El cisne”: “El viejo París ya no está: la forma de una ciudad cambia más deprisa que el corazón de un mortal”. No tengo ninguna nostalgia del viejo París, entre otros motivos porque no lo encuentro viejo. Me parece tan de hoy como cuando lo descubrí, tan actual como mis pasos de cada vez, fruto del impulso del momento y no de ningún surco añorado. Después de sentarme un rato bajo los castaños de

2 may. 2016

Sábado por la noche en pie en la plaza de la République de París

 También publicado en Eldiario.es

El pasado sábado me encontraba en París y recibí a través de las redes sociales la convocatoria del movimiento Nuit Debout (Noche en Pie) en la plaza de la République, con el añadido de una nota de mi hija Helena  que me recomendaba: “No te lo pierdas”. Nuit Debout es el movimiento incipiente, magmático y balbuceante de ciudadanos indignados que se congregan en esta céntrica plaza, como los del 15 M lo hicieron en la plaza del Sol madrileña o la plaza Catalunya barcelonesa. La convocatoria parisina del pasado sábado, además de los debates habituales en el estrado situado a un extremo de la explanada, incluía el