10 feb. 2018

Las novelas que se venden por millones, el caso de Fred Vargas

Años atrás, en Bélgica, me asombró el éxito que tenían en la vida cotidiana de mi alrededor las novelas policíacas en francés del comisario Saint-Antonio. Todo el mundo las leía, continuamente. Todo el mundo se reía durante la lectura. Me inicié y lo entendí. El lenguaje argótico del comisario era divertido e incluía un punto de irreverencia picante que entonces no resultaba tan habitual. El autor francés, Frederic Dard, publicó 175 títulos de la serie entre 1949 y su muerte el año 2000. Vendió 200 millones de ejemplares. Contemporáneos suyos de género como Agatha Christie y Georges Simenon, vendieron 1.000 millones y 550 millones,
respectivamente, de sus novelas. Actualmente el fenómeno lo protagoniza la novelista Fred Vargas, pseudónimo que la parisina Frédérique Audoin-Rouzeau tomó prestado a la actriz Ava Gardner en el film La condesa descalza.
Esta semana llega a las librerías una nueva traducción al catalán de su serie del comisario Adamsberg titulada Quant surt la reclusa (Amsterdam Editorial). Las novelas negras pueden estar bien escritas, no es preciso insistir. 
Fred Vargas vende cerca de un millón de ejemplares de cada título y se aproxima a los 20 millones en total. De la popular serie de 22 libros en castellano del detective Pepe Carvalho, Manuel Vázquez Montalbán vendió “apenas” 1,5 millones de ejemplares. 
Ken Follet ha vendido hasta hoy 160 millones de ejemplares de sus novelas góticas, en especial de Los pilares de la tierra. El actual rey del best-seller mundial permanece lejos, muy lejos, de Agatha Christie y Geroges Simenon. Apenas se acerca a las cifras del comisario Saint-Antonio.

0 comentarios:

Publicar un comentario