16 abr. 2012

Todo lo que sube baja, incluso la crisis

La apariencia tan primitiva del enunciado que encabeza este post no deja de ser el principio básico evidente de la naturaleza y asimismo de los ciclos económicos, inclusive la actual crisis de severas dimensiones. Hasta algún conspicuo analista como Joaquim Muns, ex director del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, escribía ayer en La Vanguardia que la política de austeridad impuesta con puño de hierro en toda Europa por la canciller alemana Angela Merkel ha demostrado que no sirve para alcanzar los objetivos de los “fanáticos de la estabilidad presupuestaria a cualquier precio” y que estas “posiciones extremas” conducen al empobrecimiento de los
países acreedores, no a poder satisfacer sus deudas. 
Una de las escasas salidas previsibles a la crisis es cambiar la política de la actual canciller alemana, lo que parece posible si se confirman las encuestas favorables al candidato socialista François Hollande en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas del 6 de mayo. Si la política errada de Merkel pierde de este modo la estrecha alianza con el segundo país europeo en dimensiones, la canciller llegará más cuestionada todavía a las elecciones alemanas de otoño del 2013, cuyas encuestas no le son favorables, como tampoco a los conservadores británicos en las suyas. 
En realidad Arquíloco de Paros, poeta griego del siglo VII aC, ya escribió:

Y si sales vencedor, disimula corazón 
no te ufanes, ni de salir vencido te envilezcas llorando 
en casa. No les dejes que importen demasiado 
a tu dicha los éxitos, los fracasos a tu pena. 
Comprende que en la vida impera la alternancia.

También lo leí en el diario de ayer domingo, esta vez a en el artículo de Javier Cercas en El País Semanal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada