20 abr. 2018

Versos de hoja perenne: “Veles e vents han mos desigs complir”

Paco Ibáñez acababa de demostrar en París con su disco de 1964 que, desde una posición renovadora dirigida a una nueva generación de público, se podía poner música a los versos de grandes poetes clásicos como Góngora, Quevedo o Garcilaso, igual que Georges Brassens hizo con François de Villon o Léo Ferré con Guillaume Apollinaire. El cantante Raimon hizo lo propio, desde 1969, con Ausiás March, Anselm Turmeda o Jordi de Sant Jordi. Convirtió el poema “Veles e vents” de Ausiás March en una de las melodías més conocidas de toda su obra, enriquecida con la orquestación camerística de los arreglistas Lleó Borrell, Enric Gispert y Josep Soler. El esfuerzo de comprensión que requiere la lengua utilizada seis siglos atrás no fue
un obstáculo. El valenciano Ausiás March (1400-1459), que decidió abandonar el occitano provenzal de los trovadores para escribir en la propia lengua, así como superar la temática del amor cortesano para introducir nuevas preocupaciones morales, volvió a ser reconocido ahora por el amplio público como uno de los mejores poetas de la Europa del siglo XV.
El hispanista Robert Archer opina: “En Europa su nombre debe estar junto al de Geoffrey Chaucer en Inglaterra y François Villon en Francia”. Nuestros nietos, rodeados de robots, tal vez aun tararearán los versos que escribió Ausiás March durante una navegación del puerto de Valencia al de Nápoles, donde reinaba el monarca aragonés Alfonso el Magnánimo:

Veles e vents han mos desigs complir,
faent camins dubtosos per la mar.
Mestre i ponent contra d'ells veig armar;
xaloc, llevant, los deuen subvenir
ab llurs amics lo grec e lo migjorn,
fent humils precs al vent tramuntanal
que en son bufar los sia parcial
e que tots cinc complesquen mon retorn.


0 comentarios:

Publicar un comentario