30 mar. 2013

Los vinos malbec no son solamente argentinos

La calidad y la moda internacional de los vinos tintos malbec argentinos han llevado a creer que el fruto de esa cepa francesa es una especialidad de aquel país austral. Argentina ostenta la mayor superficie plantada del mundo de cepa malbec, con 16.000 hectáreas, sobre todo en la provincia de Mendoza, al pie de los Andes, gracias a les inversiones extranjeras alentadas por el bajo coste de la producción intensiva y el alto precio de venta en los mercados norteamericanos. Pero buenos malbec los hay también aquí, en convivencia con otras variedades hoy mayoritarias. La bodega Monestir del Tallat comercializa un 100 % malbec de sus Viñas del Morell (Tarragona). En 2011 la sumillera del
restaurante barcelonés La cuina del Guinardó, Montse Velasco, se proclamó la mejor de España en una cata a ciegas de cinco vinos, entre ellos el Duraton Malbec 2007, otro monovarietal procedente de Valtiendas (Segovia, Ribera del Duero). Entre los malbec españoles despunta L’Ame, procedente de las viñas nuevas de una de las bodegas situadas a mayor altitud de la península, Alto Landón en Landete (Cuenca, Castilla-La Mancha). Los franceses también se han apuntado y la tradicional región vinícola de Cahors se proclama ahora cuna del “The Original Malbec”. Los malbec argentinos nos llevan a redescubrir nuestros malbec de toda la vida. Muy bien, todos salimos ganando.

0 comentarios:

Publicar un comentario