25 feb. 2015

El sueño sin final de la colección de obras completas La Pléiade

Son el sueño de lectores, autores y editores. Ofrecen todo el aspecto de misal y recurren siempre al papel biblia (ahora semibiblia, de 36 gramos), en un formato austero y al mismo tiempo elegante, casi de bolsillo. La mitad del coste de cada ejemplar se destina a la encuadernación. Les llaman el "livre de poche" de los ricos. Los volúmenes de la colección Bibliothèque de la Pléiade, que publica desde 1931 la editorial Gallimard, constituyen la colección literaria de obras completas (en francés) más prestigiosa del mundo, el patrón oro de la calidad, el panteón de los grandes escritores y la
garantía de su inmortalidad, el monumento imperial de las obras maestras universales. Los contestatarios la han llamado a menudo La Pléiade respectueuse, por analogía con el título de la obra de teatro de Jean-Paul Sartre estrenada en 1946 “La P… respecteuse”, que ahora ya se conoce con todas las letras.
Los seguidores de colección encuentran que los volúmenes tienen un tacto casi sensual, cutáneo, una belleza del objeto que preludia el placer de la lectura, en ediciones revisadas con gran rigor crítico y anotadas por especialistas con despliegue analítico. La Pléiade sigue generando novedades y cada una de sus iniciativas suele ser noticia, aun hoy. 
El número 1 correspondió en 1931 a Charles Baudelaire, el segundo a la prosa de Edgar Allan Poe traducida por Baudelaire. Los volúmenes cuidadosamente encuadernados y muy manejables no acostumbran a bajar de las 1.500 páginas, con un precio variable alrededor de los 80 € actualmente. No publica más de ocho o diez títulos por año. El record de ventas lo ostenta Antoine de Saint-Exupery (340.000 ejemplares), seguido por el primer volumen de Marcel Proust (250.000) y Albert Camus (218.000).
En Estados Unidos fue imitada a partir de 1982 por la colección Library of America, en Italia por Ia Meridiani de la casa Mondadori, en España de algún modo por Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores, en Cataluña por incontables colecciones de obras completas a menudo truncadas. 
Uno de los pocos autores publicados en La Pléiade cuando aun vivía fue Jorge Luis Borges, quien exclamó con un punto de malicia: “Esto es más importante que el Nobel, ¿no?”. Josep Pla convenció al editor de Destino Josep Vergés para que les sus oceánicas obras completas se pareciesen lo más posible a La Pléiade, aunque la similitud relativa se limitó al aspecto formal, sin la calidad de la revisión crítica. 
La colección que Pla ponía como modelo a seguir no tiene ningún autor con más de doce volúmenes de obra completa. Tan solo Voltaire llega a catorce si se suman los de correspondencia (23.000 páginas en total), seguido por Balzac con doce volúmenes y 21.000 páginas, y Víctor Hugo con nueve volúmenes y 14.000 páginas. La irregular obra completa de Josep Pla en Destino suma 47 volúmenes y 30.000 páginas…

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada