31 ene. 2012

Soy un tangógrafo, dispensen


Cuando una amable redactora de la editorial barcelonesa RBA escribió el resumen de la contraportada del libro De Carlos Gardel al tango electrónico, lo calificó de “tangografía”, por definirlo de algún modo. A raíz de aquel cuarto libro mío sobre historia del tango –en particular sobre el tango argentino en Cataluña y España— me convirtieron en algo tan horroroso como un “tangógrafo”. 
Los seguidores del flamenco, que suelen tener mucha gracia en su lenguaje, cambiaron el nombre de los estudiosos llamados “flamencólogos” en “flamencólicos”. No me gustaría ser un


“tangólico”, ni tan siquiera un “tangógrafo”. Se llame como se llame, solo aspiro a un lugar personal muy pequeño como amante de los tangos. 
La cantante Elba Picó me pidió en una ocasión que escribiese unas palabras para la carátula de uno de sus discos y dije que el tango es sobre todo un género que ha demostrado capacidad de relevo generacional y de saltar continentes. Representa una música en constante evolución, una poética, una historia y el reflejo de una actitud ante la vida. Todo ello servido por la irradiación de una cosmópolis de 12 millones de habitantes como es Buenos Aires y por una proyección internacional que genera actualmente milongas de tango cada semana en muchas ciudades europeas, americanas y japonesas. 
Elba Picó me pidió de nuevo un segundo texto para otro disco suyo con el músico Jorge Sarraute. Entonces escribí: “Elba Picó y Jorge Sarraute personalizan desde hace largos años en Barcelona el mejor tango de hoy crecido en la diáspora. Las páginas compuestas, arregladas, dirigidas e interpretadas por Sarraute tienen un lugar merecido dentro de la capacidad de renovación generacional demostrada por el tango. La voz de Elba Picó, por su parte, es una de las más seductoras de la constelación tanguera a ambos lados del charco. Elba Picó y Jorge Sarraute no son el tango de Barcelona, son el mejor tango de ambas orillas”. 
El año 2010, en otra carátula de disco de tangos, esta vez de Sandra Rehder, titulado “Tercera patria”, leí: “Dedico este disco a Xavier Febrés, por enseñarme tanto, por el amor y el incansable entusiasmo que contagia las ganas de hacer, de aprender más en este viaje de vivir y amar el tango, parafraseándole, con la intensidad de una fe probada”. 
Me pareció que con eso bastaba, al menos por el momento.

En el video: La Sacada Tango Trío interpreta "Palomita Blanca", por Florencia Amengual (bandoneón), Germán Prieto (guitarra) y Gabriel Santamaría (guitarrón) en la Milonga del Café Teatro Picasso del Poble Sec (Barcelona) en junio de 2010. El local ya ha sido cerrado por orden municipal.

0 comentarios:

Publicar un comentario