19 feb. 2020

Cambó fue un mecenas igual que Franco construyó pantanos

¿A algien se le ocurriría enaltecer la figura del general Franco porque se dedicó a construir pantanos que eran muy necesarios? Lo mismo ocurre con Francesc Cambó, un anti-demócrata que financió el bando franquista durante la Guerra Civil, actualmente alabado porque también ejerció de mecenas de algunas iniciativas culturales gracias a su fortuna  acumulada en cuatro días mediante poco claros negocios internacionales. Se acaba de publicar un libro sobre la història de la colección Bernat Metge de traducción al catalán de autores clásicos grecolatinos, que él impulsó. El mecenazgo cultural de Cambó tenía como misión ocultar otro: su financiamiento del levantamiento militar franquista contra la legalidad republicana, mantenido hasta 1939 pese a demostrar desde los primeros compases de la guerra la crueldad con que pretendía arrasar materialmente el tejido social republicano, no
solo imponer un cambio de gobierno. El biógrafo Borja de Riquer califica la ayuda económica de Cambó a Franco durante la guerra de “notable” y “muy considerable”, aunque la ausencia de documentos no permita sustentar cifras.
Cambó confió en que en la postguerra habría un lugar para al catalanismo moderado y amistoso de la Lliga que él lideraba. A partir de enero de 1939 le cayó la venda de los ojos, quizás también la cara de vergüenza. Se instaló junto a sus negocios multinacionales en Buenos Aires, donde murió en 1947.
El objetivo de encubrir su mecenazgo antidemocrático con otro de carácter cultural le dio resultado. Todavía hoy algunos le consideran un personaje respetable y el Ajuntamiento socialista barcelonés le dedicó en 1997 un monumento público en la confluencia de la Via Laietana con la calle Jonqueres. En el monumento escultórico, el gesto de Cambó con el brazo parece exhibir un gran corte de mangas a la verdad histórica.

0 comentarios:

Publicar un comentario