4 mar. 2012

“Partagás y nada más”

Vitolas actuales de Hoyo de Monterrey y Partagás
Son escasísimos los libros de autor sobre cigarros habanos, quiero decir que no sean catálogos publicitarios más o menos encubiertos. Por eso resulta más importante aun que no desbarren los pocos que existen. Guillermo Cabrera Infante en su libro Puro humo afirmaba con mucha ligereza a propósito de los cultivos del mejor tabaco del mundo en su país natal: "El otro lugar mucho más famoso es Hoyo de Monterrey, que es lo que significa: un agujero en la tierra que perteneció a
algún Monte Rey más o menos". Se equivocaba por completo, y suerte de aquel "más o menos" que parecía insinuar o amortiguar la posibilidad de estar metiendo la pata. Hoyo de Monterrey es la célebre finca, mucho más llana que ninguna idea de hoyo, donde el catalán José Gener Batet fundó su plantación tabaquera en la comarca neurálgica de Vuelta Abajo, la cual dio nombre a la marca de puros que fabricaba y que se sigue comercializando con el prestigio de siempre. Yo aun recuerdo el slogan “Partagás y nada más”, incluso lo sigo compartiendo en cierta medida.
Los catalanes Jaime Partagás y José Gener, entre otros, tuvieron un papel protagonista en el nacimiento de los mejores habanos. Pese a ello han gozado de poca suerte en cuanto a consideración histórica. Lo expuse en mi libro de 1998 Cigars, la cultura del fum, para el que visité también la finca Hoyo de Monterrey en Vuelta Abajo. Sin embargo las obras editadas en catalán tienen una capacidad limitada para combatir las imágenes de circulación mayoritaria.
José Gener, fundador de la finca Hoyo de Monterrey, nació en L'Arboç (Bajo Penedés) en 1831, emigró a Cuba, hizo fortuna con el tabaco y regresó de mayor a Cataluña, donde construyó el lujoso Palacio Gener en la localidad natal, muriendo allí el año 1900. En su fábrica habanera de cigarros, vendida por los descendientes, se fabricaban los Punch y los Châteaux de Dino Davidoff, además de los Hoyo de Monterrey. Este último nombre no designa por lo tanto ningún hoyo propiedad de ningún Monte Rey, ni tan siquiera "más o menos".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada