10 mar. 2014

Hoy se cumplen cien años del ataque contra la desnudez de la “Venus del espejo”

Hoy se cumplen 100 años del famoso ataque contra la “Venus del espejo” de Velázquez, cometido el 10 de marzo de 1914 con un cuchillo de carnicería por la sufragista Mary Richardson en la National Gallery de Londres, aparentemente para protestar contra la detención de su correligionaria Emmeline Pankhurst. Declaró que había atentado contra la tela porque no le gustaba cómo los hombres que visitaban el museo se quedaban mirando el cuadro, considerado como el culo mejor torneado de la historia del arte. La tela pudo ser reparada de los siete cuchillazos. El personaje mitológico de Venus desnuda como diosa del amor está muy presente en el arte, se pueden encontrar muchas Venus reclinadas in puribus naturalibus, pero a partir
de la “Venus con el organista” que Tiziano pintó en 1555 y que se contempla en el Prado, el músico dirige por primera vez la mirada de forma inequívoca al pubis de la modelo, como si estuviese tocando una melodía inspirada en esta visión precisa. El pubis aparece descubierto, sin velos, insinuando el vello púbico del mismo color que el cabello.
Tiziano también pintó una “Venus del espejo”, con el recurso compositivo de la imagen de espaldas y el espejo que refleja la cara de la muchacha. Sin embargo el maestro se vio superado claramente cien años después por el discípulo, por la otra "Venus del espejo", la de Diego de Velázquez. Esta se ha llevado la palma de manera indiscutida, sobre todo en lo referente a la valoración de la parte posterior del desnudo femenino. 
Originariamente la tela de Velázquez colgó en la garçonière madrileña del ministro Gaspar de Haro, igual como otros desnudos femeninos (entre ellos 18 tizianos) decoraban el pabellón de caza de Felipe IV en el palacio del Pardo. Ahora la "Venus del espejo" velazqueña se halla en la National Gallery londinense, transportada por el duque de Wellington en 1806 tras sus victorias en España. 
La propiedad recayó en la pinacoteca nacional inglesa en 1906 gracias a una suscripción pública del National Art Collectors Found. La iniciativa suscitó una polémica puritana, dado que se trata de un desnudo que expone el culo con claro protagonismo. Para atajar la discusión, el diario The Times recordó que la obra de Velázquez está considerada como “tal vez la más excelente pintura de desnudo en el mundo”.
La sufragista Mary Richardson, después de cumplir seis meses de detención, se afilió al Partido Laborista en 1919, se presentó a las elecciones al Parlamento en cuatro ocasiones sucesivas y nunca salió elegida. En 1934 se apuntó a la Unión Británica de Fascistas (UBF). Publicó la autobiografía Laugh a Defiance en 1953 y murió en 1961. La “Venus del espejo” sigue siendo contemplada hoy por gran número de personas atónitas, en la National Gallery, con aquella misma mirada que Mary Richardson no soportaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario