5 feb. 2015

Barcelona necesita editoriales y librerías con glicina

Este artículo también se ha publicado en Eldiario.es, sección Catalunya Plural

El año 2010 el grupo editorial italiano Feltrinelli compró el sello barcelonés Anagrama y en 2011 el 40% de las acciones de la cadena de librerías barcelonesas La Central. La primera de las librerías Feltrinelli que abrió en Italia fue en la ciudad universitaria de Pisa el año 1957 (hoy tiene un centenar en la mayoría de ciudades del país). La librería Feltrinelli de Pisa, en el céntrico Corso Italia nro. 50, se caracteriza por un hecho excepcional. Su patio interior se encuentra presidido de forma majestuosa por una venerable glicina centenaria, amantísima y esplendorosa. A este prodigio vegetal la
empresa le ha montado una pérgola fija y le ha colocado bancos a su sombra, donde los clientes pueden sentarse a hojear libros y revistas. Es uno de los rincones más agraciados e inolvidables de un país pródigo en belleza.
En primavera se percibe desde la calle el perfume de la glicina centenaria de la librería, como un reclamo natural y cultural del placer de leer. Los grandes racimos colgantes de flores violetas –como una versión aérea, en suspensión, de las lilas—se inclinan en un ballet pendular sobre los libros y los lectores con una elegancia fragante, renovada y única. La glicina es un arbusto trepador, resistente, adaptativo y longevo de generosa floración primaveral, que a veces se repite en menor medida en verano y otoño. 
La glicina de la librería Feltrinelli de Pisa ha alcanzado una dimensión arbórea excepcional, que la tinta fresca de los libros parece alimentar, así como el relieve que el establecimiento ha tenido el acierto de hacer gravitar alrededor del arbusto gigante. El futuro de la editorial barcelonesa Anagrama y de la cadena de librerías La Central necesita también este ejemplo de la Feltrinelli: encontrar en Barcelona un establecimiento con patio ajardinado y glicina centenaria. Ha significado, estoy convencido de ello, una de las claves del éxito del grupo italiano Feltrinelli que ha acabado por absorberlas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada