22 ene. 2018

La Provença de postal acaba de perder a su “gentleman-farmer”

La cultura anglosajona más tradicional tiene algunas ideas muy hechas sobre su contribución a civilizar el continente europeo hasta donde se ha dejado. Son ideas inglesas de consumo interno, el externo se lo plantean poco. No pueden imaginar Grecia sin la huella de lord Byron, Roma sin Keats y Shelley, Florencia sin E.M. Forster, la Provenza sin el fenómeno editorial de Peter Mayle, el autor que vendió a partir de 1989 cinco millones de ejemplares de su libro Un año en Provenza y que ahora acaba de morir a los 78 años. Con su crónica de la aclimatación al pueblito provenzal de
Ménerbes y sobre todo a los primitivos usos de los habitantes, Peter Mayle obtuvo un éxito planetario difícil de apreciar para los conocedores de la Provenza real. El libro era un rebrote de la endogamia inglesa cuando describe e interpreta el exotismo del continente europeo con aquella ironía condescendiente que también denominan humor inglés.
La Ménerbes de Peter Mayle se llenó de autocares de ingleses, americanos y japoneses que visitan el escenario del libro. En algunos casos aprovechan para informarse en la agencia inmobiliaria local sobre el coste de instalarse. Peter Mayle reincidió con el segundo libro Provenza siempre y el tercero Todavía Provenza, dentro del mismo tono impregnado de sol radiante y aromas típicos de lavanda, ajo y vino de la tierra. Quizás algún día algún gentleman-farmer con mordiente literario y publicitario como Mayle descubrirá Peratallada y no podemos ni imaginar lo que son capaces de provocar cinco millones de ejemplares de libros sobre el Empordà vendidos a anglosajones y japoneses. 
También es cierto que la caricatura del rústico provenzal ha sido practicada ampliamente por París o por autores de la propia tierra: Frederic Mistral, Marcel Pagnol, Jean Giono... Entre los tres hay diferencias e incluso encontraríamos en sus páginas aportaciones de calidad, pero eso no quita que configuraron una línea literaria típica y pintoresca, alejada de muchas inquietudes renovadoras y reales de su tiempo. Dieron pie a una abusiva visión folklórica, ruralizante, reaccionaria de Provenza. 
Peter Mayle solo le puso la salsa inglesa y la difusión mundial.





0 comentarios:

Publicar un comentario