21 oct. 2019

Sobremesa de final de temporada en el Almadraba Park Hotel de Roses

Este fin de semana era el último de la temporada en que el Almadraba Park Hotel de Roses tenía las puertas abiertas. Pensé que sería un buen momento para charlar con el propietario Jaume Subirós con alguna posibilidad de encontrarle disponible sin urgencias. Es muy probable que los clientes del establecimiento valoren sobre todo su fabulosa panorámica sobre el golfo de Roses, los jardines, las amplias instalaciones, la cocina de su restaurante. Yo voy en primer lugar por las sobremesas. La casa pronto cumplirá sus primeros cincuenta años, Subirós los ha vivido todos y ha criado cuatro hijos para el futuro junto a su mujer Anna Maria Mercader, con quienes regenta simultáneamente el Motel Empordà de Figueres.  Recorre cada día la
carretera que separa los dos establecimientos, a veces tres o cuatro veces el mismo día. Ha visto cambiar el país des de un palco de proscenio y también desde la cocina. La calidad  de ambos hoteles-restaurantes es legendaria, aunque para mi su punto fuerte es aquel arte de la conversación que favorece, aquel mediterranean way of life tal vez inconsútil pero irrenunciable.
Las sobremesas del fin de semana cumplieron las mejores expectativas y aun tuvimos tiempo de escaparnos en coche para recorrer el Cap de Creus, el patio trasero del golfo de Roses, las dos caras de un mismo paisaje de privilegio. Ambos sabíamos que nos hallábamos en el lugar más hermoso del mundo, como mínimo del mundo que va de Cádiz hasta Grecia, pero eso era preciso saber imaginarlo antes de empezar a edificar y convertirlo en un valor admitido, como lo es ahora.
Mesura mucho su facundia, lo que no significa que no tenga golpes de genio. Si el interlocutor está atento y comparte la longitud de onda, cosecha frases de calado. “El día en que vi a un cliente alemán que, entre las múltiples posibilidades del bufet de desayunos, eligió una rebanadita de pan con tomate, colocó delicadamente sobre ella unos filetes de anchoa confitada de Rosas y lo disfrutó de forma visible, me dije que algo habíamos hecho bien”…

0 comentarios:

Publicar un comentario