22 ago. 2012

Santander también es un bolero, qué quieren que les diga


En las épocas en que he ocupado algún cargo me ha tocado de rebote desfilar el mes de julio por la feria de vanidades del Palacio de la Magdalena santanderino, donde la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo reúne cada verano a un florilegio de sabios de cada ramo, en un lugar afortunado que se asoma con elegancia a la bellísima bahía de la capital cántabra. Una respetable proporción de asistentes domina ostensiblemente el arte de los pasillos congresuales, los golpecitos en la espalda y las cenas de compromiso. Siempre he procurado no desentonar y cumplir con la obligación, pero también he intentado zafarme en algún momento para ventilar las ideas a lo largo del paseo en cornisa de la playa del Sardinero y presentar mis íntimos
respetos a uno de los poquísimos monumentos dedicados en este país a un bolerista. Se trata de un busto levantado en 1996 a la memoria del popular cantante de origen valenciano Jorge Sepúlveda, inolvidable intérprete del bolero “Santander” o de aquel tan tarareado: “Bajo el palio sonrosado de la luz crepuscular, mirando al mar soñé”.... En las sesiones del Palacio de la Magdalena he escuchado a menudo frases más triviales y bastante más largas que la de este bolero. El busto no destaca por el acierto estético, pero a mi me hace ilusión salir un rato del aula, estirar las piernas y acudir a saludarle. Siempre he considerado que los boleros son algo importante, al menos tanto como las sesiones académicas y a veces más. En Barcelona también se alzan dos pequeños monumentos, más abandonados que el de Santander, a sendos cantantes populares. Antonio Machín tiene un monolito con medallón de bronce que reproduce su efígie en un ángulo de la plaza Vicenç Martorell del barrio del Raval, así como Carlos Gardel un monolito sin medallón en los jardines de la confluencia de la Avenida de Sarriá con la calle Buenos Aires. Ambos se ven amenazados por el crecimiento de la vegetación circundante y reclaman un mantenimiento más considerado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada