4 dic. 2012

“El cuaderno gris” de Josep Pla gana otro color

Después de unos cuantos años de dormir el sueño de los justos en el cajón de la editorial, finalmente acaba de publicarse la esperada edición de El cuaderno gris, de Josep Pla, revisada por el profesor Narcís Garolera para librarla de las más de 500 erratas tipográficas y correcciones abusivas, conocidas desde el mismo momento de la primera edición de 1966, gracias a las observaciones realizadas en privado por el autor con la ayuda de su colaborador palafrugellense Jordi Pujol i Cofan. La ímproba tarea llevada a cabo ahora por Narcís Garolera ha descubierto más, de modo que restituye
al lector la obra mayor de Pla tal como él la redactó en sus manuscritos. Las vicisitudes conocidas en este aspecto por las abundantes reediciones de El cuaderno gris son propias de un sainete y Narcís Garolera hace referencia a ello con una contención estrepitosa. En efecto, llama la atención que su explicación sobre el trabajo que da lugar a esta última edición revisada ocupe en total diez páginas introductorias, en un volumen de 763 páginas. Las diez páginas en que Garolera lo condensa son de una precisión de laparoscopia quirúrgica, pero se echan de menos sus impresiones postoperatorias. Tal vez sea preciso buscarlas en otro libro de Garolera acaba de publicar, sus estudios sobre literatura catalana contemporánea reunidos bajo el título De Verdaguer a Ferrater. Aproximaciones a trece escritores catalanes. Dios mío, y Pla que intentaba hacerlo tan llano!

0 comentarios:

Publicar un comentario