19 ago. 2013

La auténtica cantada de habaneras de Calella, la del barrio de Sant Roc

Ayer asistí con mi silla plegable y mi habano a la cantada de la playita calellense de Sant Roc y no puedo más que ratificarme íntegramente en aquello que escribí el pasado año, que fue lo siguiente:
A mi entender la verdadera cantada de habaneras de Calella de Palafrugell no es la famosa de cada primer sábado de julio. Aquella es la que retransmite en directo TV 3 y patrocina La Caixa. Para mi gusto la auténtica es la de Sant Roc alrededor de la fiesta patronal del 16 de agosto, una cantada gratuita que organiza la asociación de vecinos de este barrio calellense y que conserva las esencias de lo que había sido la cantada grande. El escenario se sitúa en un roca de la caleta y los cantores actúan desinteresadamente. Eso no quita que
sea un escenario tan histórico y valioso como la “catedral” de la vecina playa del Port Bo, tal vez incluso más. Este tiene una placa fijada en la pared que reza: “Sobre esta roca recordamos a Càstor, su guitarra y nuestras cantadas. Barrio de Sant Roc”. Durante largos años Càstor Pérez acompañó a los cantores voluntarios y en 1999 hizo debutar aquí en público a su hija Sílvia Pérez Cruz con la interpretación inolvidable de la canción “Alfonsina y el mar”, que en aquella ocasión dedicó a su hermana Glòria Pérez Cruz, tal como quedó grabado en el disco “Passeig per la memòria” del grupo Duet, que el padre integraba por aquel entonces junto a Alfons Carreras.
En la pequeña gran cantada del barrio calellense de Sant Roc han pasado muchas cosas, tantas como en la otra. Sigue siendo una cantada con carácter propio, con alma singular, con prestigio ganado a pulmón libre, con el blasón heráldico de la sencillez, con la nobleza de la autenticidad, con el heroísmo de la perseverancia a las verdes y a las maduras y, sobre todo, con “Barquito de nácar”, la vieja habanera que solo se escucha ese día en boca de Jordi Pena, el veterano promotor de la cantada y de la asociación de vecinos. Este año 2013 actuaron los grupos Empordanet y Arjau, y volvió a cantar Sílvia Pérez Cruz acompañada a la guitarra por Lluís Bofill o bien acompañándose solita en su “bis” estremecedor de “Alfonsina y el mar”. ¡Larga vida al espíritu singular de la cantada calellense, la autèntica!

0 comentarios:

Publicar un comentario