7 jun. 2019

La reina Leonor de Aquitania siempre se llamó de Aquitania

El rey francés Luis VII cometió el error de repudiar a su esposa Leonor de Aquitania en 1152. En el ducado de Aquitania (Burdeos) las mujeres de la nobleza tenían derecho a heredar y administrar propiedades. El padre de Leonor especificó en el testamento que el ducado que correspondía a su hija solo podía ser heredado por los hijos de esta, sin verse incorporado por ningún concepto al dominio real. El matrimonio de Leonor de Aquitania con Luis VII duró cinco años. Dos meses después de divorciarse, Leonor contrajo nuevas nupcias. El segundo marido fue Enrique Plantagenet, duque de Normandía y conde de Anjou, antes de convertirse dos años después en rey de Inglaterra (y señor de Aquitania). Fueron los padres de Leonor de Inglaterra, quien se casó con el rey Alfonso VIII de Castilla. La nieta se llamó Leonor de Castilla y fue reina consorte de Aragón, por su boda con Jaime I el
Conquistador. Leonor de Aquitania engendró diez hijos, dos del primer matrimonio y ocho del segundo. Fue esposa de dos reyes y también madre de dos reyes: Felipe Augusto II de Francia, Ricardo I “Corazón de León” de Inglaterra y, a la muerte de este último, del hermano Juan I “Sin Tierra”.
El hecho de que su esposo Enrique II de Inglaterra mantuviera la tradición de tener abiertamente una amante llevó a Leonor da Aquitania a enfrentar a tres de sus hijos con el padre, lo que le costó el encierro hasta la muerte del monarca. Cuando ya contaba cerca de ochenta años años, Leonor se desplazó hasta Castilla a través de los Pirineos para elegir entre las nietas (las hijas de su hija Leonor, que había casado con el rey Alfonso VIII de Castilla) la que se convertiría en esposa de su nieto, el futuro Luis VIII de Francia (la elegida fue Blanca de Castilla, futura reina de Francia y madre del siguiente rey Luis IX).
Luis VIII fue el de la salvaje cruzada contra los cátaros, que le proporcionó la anexión del Languedoc a su corona, pese a morir de enfermedad durante el camino de regreso hacia a París en 1226. Leonor de Aquitania había fallecido en 1204, a los 82 años, en la abadía de Fontrevault (Turena), donde se encuentra enterrada junto al marido Enrique II y del hijo Ricardo I “Corazón de León”.
La historia romántica ha abusado en todas partes del concepto de “país” como entidad política de origen remoto, aunque en realidad cada país solo fue durante largos siglos un conjunto heterogéneo de territorios más o menos gobernados por la combinación cambiante de dinastías. La palabra “nación” (del latín natio, nacimiento) designaba pertenencias hereditarias muy diversas, del mismo modo que la palabra “patria” (forma femenina del adjetivo latín patrius-a-um, referido a la tierra del pater).
El apelativo de nación se aplicaba todavía en el siglo XVI a los normandos, los aquitanos, los picardos, los borgoñones, los aragoneses... Leonor de Aquitania, esposa y madre de reyes de Francia e Inglaterra, siempre se llamó de Aquitania.

0 comentarios:

Publicar un comentario