21 dic. 2019

Las siete vidas del cine Castillet en Perpiñán

Muchos catalanes de este lado de la raya de Francia recordamos con sonrisas maliciosas el céntrico cine Castillet de Perpiñán, que despachó 200.000 entradas de la película Emmanuelle subtitulada en castellano en 1974. La sala la funadron en 1911 los hermanos barceloneses Joan y Lluís Font en el centro de la capital rosellonesa, en un pomposo estilo Segundo Imperio francés o “pastel vienés” que le caracteriza justo al lado del Castillet, el punto donde permanece externamente intacto y en plena actividad. El fundador siempre negó la sala principal a las llamaradas eróticas de los “españoles”, sin embargo sus hijos olieron el negocio
y se apresuraron en construir un multisalas anexo con entrada por la calle trasera. Fue el último en mantener en cartel aquellas películas subtituladas en castellano. Al abandonar la especialidad me permití publicar un “Réquiem por los cines eróticos de Perpiñán”, con permiso del director del diario que acogió el artículo con aquellas mismas sonrisas maliciosas.
El cinema Castillet sigue siendo el más concurrido de Perpiñán, sobre todo por el modernísimo hermano “multiplex” de acero y plástico, levantado esta vez en estilo Tercer Imperio americano (foto adjunta). Se inauguró a las afueras de la ciudad en 2003 y ha vendido doce millones de entradas durante estos dieciséis años. Los grandes éxitos de taquilla de la nueva etapa son Stars Wars o El señor de los anillos, de modo que tan solo los más veteranos y ardorosos recordamos el nombre suspirante de Emmanuelle.
Aun frecuento el cine Castillet del centro de la ciudad, debidamente renovado. Ahora me sirve sobre todo para descansar las piernas con comodidad después de recorrer Perpiñán en toda direcciones durante las horas anteriores.

0 comentarios:

Publicar un comentario