8 feb. 2020

Dónde fueron a parar los entoldados de antaño?

Los entoldados de las fiestas mayores de cincuenta años atrás representaban en Catalunya pequeños palacios populares por el atractivo externo, la decoración interna y el uso funcional del espacio desmontable. Han desaparecido del mapa. A diferencia de los circos montados alrededor de un mástil central, los entoldados solían ser estructuras rectangulares sostenidas desde el exterior, con montaje fácil y rápido a pesar de las comodidades y el despliegue decorativo que ofrecían dentro. Todavía trabajan en Catalunya algunas empresas especializadas. En España opera una Asociación Nacional de Empresarios de Carpas y Estructuras Móviles, aunque con un impacto social más lánguido que antes. La moda de las nuevas carpas con
función de discoteca parecía que daría un relevo generacional a los entoldados con formas renovadas, sin embargo el recurso no se ha consolidado.
En 2015 el premio Pritzker, el Nobel de arquitectura, recayó en el arquitecto alemán Frei Otto por su especialidad a lo largo de toda la carrera profesional en entoldados de autor, que en lenguaje moderno denominan estructuras móviles icónicas de cubiertas tensadas. Su obra más conocida es el entoldado con que cubrió el estadio olímpico de Múnich en los Juegos de 1972. En 1963 ya se distinguió con los entoldados monumentales de la Exposición Internacional de Jardinería de Hamburgo en forma de moderna jaima àrabe multiplicada y en 1980 con el Diplomatic Club Heart Tent en Riad, Aràbia Saudita (foto adjunta).
No puede decirse que las propuestas de Frei Otto hayan triunfado, en el sentido de modelo adoptado internacionalmente. Menos aun aquí, donde los entoldados gozaron de una alta especialización. El premio Pritzker de arquitectura vino a recordar el enorme potencial de este tipo de estructura, con mayor razón en un país donde el clima ha llevado a proliferar las terrazas de bares con toldos y cubiertas móviles que suelen destacar por la mediocridad de su planteamiento formal.

0 comentarios:

Publicar un comentario