8 nov. 2013

Todos recortados, excepto el beneficio de los bancos

Este artículo también se ha publicado en Eldiario.es, sección Catalunya Plural

El presupuesto de 2014 recién presentado reconoce que el gobierno de la Generalitat mantendrá o aumentará el próximo año los recortes de servicios públicos a la vez que pagará de modo puntual y prioritario a las entidades financieras un total de 2.077 millones de euros en intereses de la deuda (un 4 % más que el presente año), sin aplicar en este caso ningún tipo de moratoria, rebaja, aplazamiento o recorte. La economía financiera, sus burbujas especulativas y sus
clausulas abusivas quedan exentas de los efectos de la crisis devastadora que han causado. Los mercados prevalecen por encima de la sociedad democrática, con resultados brutalmente descompensados durante los últimos años entre un sector y el otro, entre el grado de responsabilidad asumido por las elites económicas o bien por la mayoría de los ciudadanos. 
La educación ha perdido un 20,6 % del presupuesto los últimos cuatro años (29 % la universitaria). El departamento de Sanidad ha visto disminuir el presupuesto para servicios de salud en un 19 % desde 2010. El departamento de Cultura dispondrá el año próximo del presupuesto más bajo desde 2006. En pleno record histórico de parados sin perspectivas de mejora, el Servei Català d’Ocupació (SOC) tendrá un 47 % menos de presupuesto que el presente año. La partida para cooperación al desarrollo y proyectos de las ONG’s disminuirá un 71 %, al mismo tiempo que la “diplomacia” de las delegaciones de la Generalitat en el extranjero y el Diplocat duplicarán la suya. En definitiva, los maestros, los hospitales, los geriátricos, les farmacias y los servicios públicos en general, una vez recortados, cobrarán lo que se les debe cuando sea posible. Por el contrario las entidades financieras cobrarán antes que nadie, con puntualidad y abundancia, tras ser rescatadas oficialmente con 61.366 millones de euros en el conjunto de España desde 2009. 
El banquero Emilio Botín podrá seguir diciendo, como el pasado 17 de octubre: “Vivimos un momento fanstástico, nos llueve dinero de todas partes”. La Caixa o CaixaBank podrá mantener un beneficio de 638,5 millones de euros como durante el primer semestre del año en curso, lo que supone más que quintuplicar las ganancias del mismo período de 2012. La intervenida CatalunyaCaixa podrá seguir declarando un beneficio neto de 183 millones de euros como durante el primer semestre del presente año, y ratificar que su director cobra 25.000 euros al mes, el máximo legal previsto para presidentes de antiguas cajas nacionalizadas con dinero público. Los seis bancos del Ibex 35 (Santander, BBVA, CaixaBank, Popular, Sabadell y Bankinter) han alcanzado un 60 % más de ganancias que en la primera mitad del pasado año, en beneficio particular y a fuerza de desinvertir, reducir plantillas y estrangular el crédito 
Todo ello en un país con 27 % de la población activa sin trabajo y 52 % de los jóvenes en paro, gobernado por un partido con su tesorero encarcelado por acumular 48,2 millones de euros en cuentas bancarias personales en Suiza durante los 26 años de ejercicio del cargo, o bien gobernado en el caso de Catalunya por otro partido con la sede social embargada para satisfacer la fianza judicial en un caso de corrupción pendiente de sentencia. Los hechos son demagógicos.

0 comentarios:

Publicar un comentario