16 dic. 2019

Los tapones dulces de Cadaqués, actuales después de dos siglos

En invierno no es necesario, pero en seguida que arranca la temporada de forasteros vale más encargar previamente por teléfono los famosos tapones de Cadaqués en la pastelería La Mallorquina de la localidad, que los inventó dos siglos atrás y los sigue vendiendo hoy con auténtica denominación de origen y un éxito que alcanza las tres mil unidades al día en verano. Son una variante del universal babá al ron menos emborrachada de licor, un bizcocho suavemente esponjado por el almíbar que lo convierte en finísimo, ligero, único. El invento fue del todo casual, cuando el tatarabuelo introdujo en el horno un pequeño molde
individual cilíndrico, la preparación desbordó como si fuese un souflé y adquirió espontáneamente la forma de tapón de champán.
El parentesco con el babá al ron regresó por otro camino, puesto que hoy se acostumbran a comer flambeados con ron, piel de limón, una punta de canela y unos granitos enteros de café. En el Motel Empordà de Figueres los encargan a La Mallorquina y los siguen preparando así, desde el primer día, delante del comensal: el fundador Josep Mercader era originario de Cadaqués y en este establecimiento las tradiciones se renuevan sin barrerlas nunca por completo.
La pastelería Cabrisas la abrió el tatarabuelo Joan Baptista Cabrisas cerca de la iglesia de Cadaqués, posteriormente trasladada frente a la playa, en el actual emplazamiento de la plaza Doctor Trèmols, que todos conocen por Es Portal. En el obrador y en la tienda se ha relevado cada generación de la misma familia hasta hoy: Sebastià Cabrisas Deulovol, su hijo Rafael Cabrisas Palau, su hijo Tià Cabrisas Gironès y actualmente los tres hijos de este último: Rafel y Jordi Cabrisas Gonzalo en el obrador, Mercè en la tienda.
Tanto el bisabuelo como el abuelo y el padre de la actual generación fueron al mismo tiempo músicos de cobla. Rafael Cabrisas Palau es autor de la música de la célebre sardana “Cap de Creus” (letra de Joaquim Gay), aun muy presente en las actuales programaciones. Por este motivo, más que por los tapones, su nombre fue otorgado a una calle de Cadaqués. Aunque se lo habría merecido igual por los tapones.

0 comentarios:

Publicar un comentario