13 ene. 2014

Las favoritas, los humoristas antisemitas y los debates escamoteados

El hecho relevante no es que se haya descubierto que el presidente socialista de la República francesa François Hollande, de 59 años, mantiene una relación extraconyugal con la actriz Julie Gayet, de 41. Eso es solamente una expresión repetida y antiquísima de la erótica del poder, de modo que el 77 % de los franceses declaran en una encuesta reciente que lo consideran un asunto privado sin incidencia en la gestió política del mandatario. El hecho relevante es que François Hollande ya se había convertido desde antes de este potin en el presidente más impopular de la V República francesa por su incapacidad de tomar medidas
palpables frente a la crisis económica. La figura de la cortesana favorita es una constante en todas las cortes, los círculos de poder de cualquier tipo. Sin ir más lejos, el palacio parisino del Elíseo que hoy actúa como sede de la presidencia de la República francesa fue comprado en 1753 por el rey Luis XV para residencia de su amante Jeanne-Antoinette Poisson, al mismo tiempo que la ennoblecía con el título de marquesa de Pompadour (relevada a pesar de todo a partir de 1768 por la joven condesa Du Barry, a quien le tocó conocer la etapa siguiente marcada por la guillotina).
El hecho relevante no es que el humorista francés de origen musulmán llamado Dieudonné se convierta en héroe de las banlieues a base de espectáculos abiertamente antisemitas, sino que el ministro del Interior Manuel Valls (nacido en Barcelona de padre catalán y madre italiana) se sustituya al ministerio de Justicia y los prohíba por decreto policial, con la finalidad de aumentar su popularidad electoral entre la mayoría conservadora y soslayar el auténtico debate político sobre la desigualdad social en aumento que afecta especialmente a aquellas banlieues
Mientras se habla de la última favorita del presidente y del antisemitismo repugnante de un humorista, no se habla de la escasa eficacia de la acción de un gobierno socialista contra la crisis, el paro y el choque de civilizaciones dentro de casa. La candidata socialista a la alcaldía de París en las municipales que tendrán lugar dentro de dos meses, Anne Hidalgo (nacida en San Fernando, Cádiz, en 1959), hace menos ruido y encabeza las encuestas electorales como heredera del alcalde socialista Bertrand Delanoë, nacido en Túnez y homosexual sin ambages, que puede presumir de una gestión un poco más concreta (con un poco basta).

0 comentarios:

Publicar un comentario